La luna y el parto

¿Se han preguntado alguna vez por qué en ciertas fechas hay muchos nacimientos? o ¿por qué varias personas que conocen cumplen años el mismo día?, ¿a qué se podrá deber que en una fecha especial hayan muchos nacimientos, cuando hay otros días en cambio, que hay pocos?.

Recuerdo cuando nació mi primer hijo, Sven y estaba en el hospital, allí escuché a la obstetra comentar que ese día de seguro, iban a tener muchos partos.  Su seguridad me causó mucha curiosidad, así que cuando la vi, le pregunté como lo sabía y me dijo que lo sabía porque había cambio de clima,

– ¡hoy va a haber tormenta de nieve! y me lo dijo, como si fuera la cosa mas lógica del mundo y hasta sorprendida por mi pregunta… lo dejé ahí, pero me quedé pensando, era la primera vez que oía algo así; y efectivamente, las siguientes horas, la clínica comenzó a llenarse.

Los siguientes días, comencé a interrogar a cuánta obstetra y consultora de lactancia tenía por delante, me encantó el tema a decir verdad y como me tuvieron una semana ahí (ya que mi Bebé nació en la semana 37 y por protocolo de la clínica, me tenían que quedar ahí hasta que mi Bebé cumpliera la semana 38) tuve tiempo suficiente para indagar acerca de este tema que me pareció muy interesante.  Allí me explicaron, que cuando había un cambio climático o alguna luna en particular, como la luna llena, la clínica se llenaba de partos. Increíble… confirmé una vez más, como estamos tan unidos y fusionados con la naturaleza, somos parte de un todo, de una misma energía…

Como les dije, en luna llena es cuando se producía el número mayor de partos, pero la luna nueva, tampoco se quedaba atrás, en esas fechas, los partos generalmente eran mucho más sencillos y rápidos, eran los típicos partos que la madre llegaba, dilataba rapidísimo y tenía al bebé en pocas horas, como me ha sucedido a mí, a Noah lo tuve en 20 minutos, sentí que me partía en 10, no tenía ni tiempo de respirar, ¡hasta se me vino con todo y bolsa!

En cuarto creciente en cambio, los partos solían ser armoniosos, lindos, con tiempo prudencial de dilatación, donde la madre podía en ese tiempo tomar conciencia de lo que le estaba sucediendo y poder vivir su alumbramiento de manera tranquila.

En cuarto menguante en cambio, es cuando habían menos partos y solían ser mas dificultosos, mas trabajados, bebés que venían de pies, madres que no dilataban lo suficiente, etc.

Después, averiguando mas del tema, leí también que existe la llamada Luna negra, que es un día (algunos dicen un día, otros tres días antes de la luna nueva), esos partos suelen ser los mas difíciles, largos y complicados.

En fin, ¿verdad, mentira, mitos, creencias, supersticiones?, como será, pero de todas maneras, siempre es bueno estar más informados 🙂

Los amo

 

 

 

 

Deja un comentario