¿Sin ayuda en casa? 6 consejos que te pueden ayudar

Cuando recién me casé, recuerdo que mi casa brillaba de limpieza y la cocina ni decirles, preparaba unos platos maravillosos… tanto así, que recuerdo una vez que vino a visitarme una amiga de mi mamá y le mostré orgullosa mi departamento perfectamente decorado de recién casada, le prepare bocaditos y la cena obviamente consistía de entrada, segundo y postre, claro, hechos por mí… Ella me dio las gracias y me dijo: «me has hecho recordar cuando recién me case e igual que tú, me encantaba cocinar diferentes platos, pero cuando comencé a tener hijos todo cambió, tuve que regresar a lo más sencillo porque la energía no me daba para todo y ya el orden y decoración dejó de ser una prioridad»… en el momento me quede pensando en esas palabras.. ¿me llegará a suceder a mi también lo mismo? no, ¡ni hablar!

Varios años después, les puedo decir que si, ¡tenia toda la razón!, me desmayo de solo pensar los platos que preparaba antes, entrada, segundo, postre, diferentes copas de vino, varios cubiertos…. ¡que tal locura!  se me pega el ojo de solo pensar..

Y la verdad es que todo este tiempo (15 años de casada), he pasado por varias situaciones, he estado en casa tanto con ayuda como sin ayuda… y las temporadas que he estado sin ayuda, han tenido también sus beneficios, acá comparto con ustedes, 6 consejos que a mi me han ayudado siempre:

Mis 6 tips:

1.- Organizarse, levántense más temprano que de costumbre, de verdad que esos 15 – 20 minutos son oro, en mi caso es cuando aprovecho para hacer mi meditación de la mañana.

Pónganse días para lavar la ropa o plancharla, a muchas les va bien organizando un menú semanal, así te ayudas con la cocina.

2.- Fíjense horarios y cúmplanlos, pónganse horas de almuerzo y cena fijas y respétenlas, por ejemplo, a las 12:00 en punto es el almuerzo, a las 6:00 la cena (claro, esto va a cambiar cuando entren al colegio o vayan al nido), a las 8:oo a más tardar en la cama.  Esos son los horarios bases, dentro de eso está el lonche de las 3:00 pm, la media mañana a las 10:00 am y el baño a las 5:00 pm, ahora.

3.- Denle responsabilidades a sus hijos, por más pequeños que sean necesitan tenerlas, poner la mesa, arreglar su ropa, colocar sus zapatos en el cajón, ordenar sus juguetes, echarle agua a las plantas, dependiendo claro de su edad.  No importa que lo hagan mal, lo importante es que valoren desde pequeños el trabajo que tu o la persona que trabaje en casa realizan cada día.

4.- Compartan el trabajo con su pareja o con otras personas que vivan en casa, es importante conversar y llegar a un acuerdo en las responsabilidades de la casa, sacar la basura, intentar no dejar todo esparcido por donde sea, lavar los platos, apoyar a los chicos en las tareas, etc.

5.- Orden, si sus niños van a guardería, nido o colegio preparar todo la noche anterior y en fin de semana desde el viernes, enseñarles también a sus hijos a ver por su uniforme, cuadernos dentro de la mochila, etc. Mientras tengan un orden (asi solo ustedes lo entiendan, como casi siempre nos pasa), no se van a volver locas… (o al menos va a demorar un poco mas 🙂 )

6.- Y relájense, muy importante, no sean tan exigentes con ustedes mismas, que importa si la casa no brilla como un anís, que importa si sus hijos pintaron por todos lados.. no importa, relájense, no se estresen que las personas que las quieren y que son las mas importantes, saben que no tienen ayuda y que están cumpliendo un rol muchísimo mas importante que el que hacer que la casa brille, están criando a sus maravillosos hijos y eso no tiene precio.

y SI SE PUEDE, por un tiempo van a sentir que se vuelven locas, se mueren del cansancio ¡y que no pueden más! pero el tiempo que pasan con sus hijos y el ver que los corrigen y les dan amor en todo momento y comparten con ellos cada avance, cada logro por más pequeño que sea: la primera vez que comió solo, la primera vez que dijo mamá, la primera vez que se puso sus medias solo… Todo eso, no tiene precio.

mucha luz y mucho amor,

Deja un comentario