Mi encuentro con Neale Donald Walsch

Hace poco, tuve la bendición y el privilegio, de conocer a Neale Donald Walsch, uno de mis autores preferidos en todo el mundo, él escribió los libros “Conversaciones con Dios”, un libro que ha despertado consciencias alrededor de todo el mundo y el cual te recomiendo mucho que leas.  Ahora, habrán cosas con las cuales no estarás de acuerdo o sentirás que no van con tus creencias, no hay problema, como en todo, busca siempre no juzgar y quedarte con lo que sientas que va contigo y con tus valores.

Y ya te imaginarás mi emoción, Neale D.W. muy gentilmente firmó los libros que llevé y no me preguntes cómo, pero por esas sincronicidades tan amorosas que tiene el Universo, terminé almorzando con él y las personas que organizaron el evento, así pude sentir más su maravillosa luz.

Y en el taller, él nos contó algunas cosas que quería compartir contigo…
Existen 4 preguntas fundamentales en la vida y que todos, deberíamos hacérnoslas:
– ¿Quién soy?
– ¿Dónde estoy?
– ¿Para qué estoy acá?
– ¿Y qué voy a hacer ahora que lo se?
El dijo que el 98% de las personas, gasta el 98% de su tiempo, en cosas que no nos importan y que no tienen nada que ver con nuestro propósito de vida.  Y la razón fundamental de esto, es que no sabemos cuál es nuestro propósito.

Y si como muchos dicen, nuestro trabajo es regresar a Dios, entonces, ¿para qué nos mandó el acá en primer lugar?
Y es que hay una posibilidad de que quizás no vinimos acá de casualidad… quizás fue porque así lo escogimos, lo que nos lleva nuevamente a la gran pregunta:

¿para qué?

Pero quizás una de las cosas que mencionó y  me pareció una de las más interesantes, fue: “el perdón, es uno de los obstáculos más grandes para el crecimiento espiritual”.

¡Imagínense!, El perdón… ¿¡¿un gran obstáculo para el crecimiento espiritual?!?, ¡¡cómo es eso!! ¿cuando es tan sanador, verdad?… y es que sí, es así como lo dice… les explico:

Él dijo que el entendimiento, remplaza el perdón, claro, a un nivel de consciencia mayor… digamos que, si hay entendimiento, de que lo que se hizo y que se hizo desde la inconsciencia o en un momento determinado de la vida (no teníamos otra opción, en ese momento pensamos que era lo mejor, era lo que se esperaba de nosotros, etc.), entonces, no existe culpa y sin culpa no hay necesidad de perdón… entonces, el perdón en realidad no es el tema, sino es la consecuencia de un acto de inconsciencia o de una energía mayor que nos impulsaba a hacerlo en ese momento determinado, por que era lo que necesitaba nuestra alma para seguir experimentándose en este mundo y reconociéndose como la luz que es.
Por lo tanto, a mayor consciencia en nuestra vida, menos culpa y ninguna necesidad de perdón, a uno mismo y a otros.
Te mando mucha luz y mucho amor,

Deja un comentario